Al apoyar en la cultura de la Manufactura Productiva Total (TPM), con una herramienta que cataliza las acciones en pro de resolver más rápido; las causas raíz de los problemas se identifican mejor, derivando en planes de acción realistas, que lleven a disminuir los paros no planeados, fallas de equipo, pérdidas de tiempo disponible de producción, velocidad de operación reducida, así como productos defectuosos. Esto a su vez se traduce en productividad, eficiencia y eficacia, siendo estos tres elementos necesarios para aumentar la ventaja competitiva de cualquier empresa frente a la competencia.